Salud y Bienestar

Angioma o hemangioma: ¿Cuáles son las diferencias?

Muy a menudo escuchamos sobre angioma y hemangioma, dos términos médicos que parecen similares en apariencia, pero que en realidad se refieren a dos patologías muy diferentes. De hecho, el punto de partida de ambas condiciones es similar en lo que se refiere a anomalías vasculares, específicamente de tumores benignos que tienden a atacar las paredes de los vasos sanguíneos.

La manifestación de estos es típica anomalías vasculares en niños, especialmente en las primeras semanas de vida, el llamado “Antojos” para ser claros, que en muchos casos tienden a retroceder en un modo completamente autónomo. En cambio hay dioses casos más graves en el que las anomalías vasculares pueden conducir en cambio a la pérdida de algunas funciones, como la visión, cuando el tumor, a pesar de ser benigno, alcanza masas muy grandes. Entonces, analicemos la diferencia entre los angiomas y los hemangiomas infantiles.

¿Cuáles son las diferencias entre angioma y hemangioma?

L ‘angioma tiende a manifestarse en forma de pequeños puntos rojos, bastante similar a lunares comunes de la piel, y aparecen ya desde los primeros meses de vida del bebé. Los vasos sanguíneos más afectados son los más delgados, especialmente los de la cara; en la mayoría de los casos, el angioma tiende a desaparecer en unos pocos meses o como máximo en unos años.

Los casos de angioma que ocurren en no son raros edad adulta y en estos casos se necesita una consideración cuidadosa para evitar consecuencias más graves. Como se dijo, los angiomas tienden a afectar las capas más superficiales de la piel.

Sin embargo, la importancia del hemangioma es diferente tanto en términos de profundidad la de gravedad de la patología. De hecho, incluso si al primer impacto visual pueden parecer iguales, el manchas de hemangioma presentar un tamaño más grande es un coloración menos intensa; A esto hay que agregar entonces que la manifestación no es superficial, sino subcutánea y también puede llegar a las capas más internas. Incluso en el caso del hemangioma infantil, la la manifestación puede ser interna y dirigirse a órganos como el corazón, el hígado y el cerebro, circunstancias en las que se requiere cirugía para extraer este tejido.

Otro rasgo distintivo con respecto al angioma es el hecho de que elel hemangioma ocurre completamente asintomático; en la actualidad representa una de las patologías más comunes entre los niños con un porcentaje que alcanza 10% de los no nacidos, valor que se eleva hasta un 30% en el caso de los bebés prematuros.

Cómo se tratan estas dos enfermedades

Ambas patologías siguen siendo objeto de numerosos estudios por parte de médicos especialistas como la las causas de las mismas aún se desconocen, por lo que no hay una práctica única a seguir, sino que se deben considerar diferentes factores, caso por caso. Allí la fase más importante se caracteriza por el seguimiento periódico de los puntos iniciales para entender si la expansión, además de rápida, también es excesiva.

Sólo en el último caso puede cirugía para eliminar el exceso de tejido. En todos los casos en los que esto no suceda, se puede utilizar uno terapia farmacológica que tiene como objetivo limitar la crecimiento de tejido vascular y al mismo tiempo favoreciendo la fase de involución.

Un último aspecto que no debe pasarse por alto es el de naturaleza psicologica. De hecho, no es infrecuente que el angioma o hemangioma aparezcan en el rostro con indudables reflejos de carácter estético que también pueden conducir a dificultades relacionales por parte de los niños.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *