Salud y Bienestar

Cómo reconocer a un buen terapeuta y psicólogo

Después de tomar la decisión de emprender el camino con un psicólogo, lo más difícil es elegir un buen terapeuta.

A menudo nos preguntamos qué calidad debe tener un psicólogo, dando por sentadas todas aquellas características (titulación, registro, cumplimiento del código ético) que todo profesional debe respetar obviamente.

Las expectativas de todos con respecto al camino con el psicólogo pueden ser muy diferentes y lo que marca la diferencia en la elección son nuestras necesidades y las personas en las que confiamos. Un psicólogo podría ser un muy buen profesional, experto y noble, pero no capaz de encender la llama de la empatía en nosotros o no adoptar técnicas que nos sean útiles.

Para entender si un terapeuta es para nosotros o no, por tanto, muchas veces una entrevista preliminar es realmente fundamental, y nos permite tener más herramientas para elegir de forma informada.

Entonces veamos cuáles son las características que debe tener un buen psicólogo, para poder hacer una elección más consciente, más satisfactoria, útil para nuestro bienestar.

Las características del ‘buen’ psicólogo

  1. Cualidades interpersonales. Además de la destreza académica y la profesionalidad, un psicólogo debe poseer indudablemente una amplia gama de habilidades blandas que no se aprenden, pero que tienen: cualidades interpersonales como la empatía y la capacidad de poner a otra persona a gusto, que fundamentalmente no se conoce a sí misma, para poder abrirse sin sentirse juzgada y sin avergonzarse. El buen psicólogo es fundamentalmente empático, interesado en el otro, acogedor, capaz de tranquilizarnos. Esta característica se puede ver desde la primera entrevista, desde cómo habla el terapeuta, desde el hecho de que parece realmente abierto e interesado en lo que quieres decirle, desde el hecho de que no se centra en sí mismo sino en el paciente.
  2. Confiar. Otra característica clave de un buen psicólogo es inspirar confianza. Aclaremos: es difícil para todos abrirse frente a un ser querido, y mucho menos frente a un extraño. El miedo al juicio y la vergüenza están a la vuelta de la esquina. El buen psicólogo, sin embargo, logra crear un ambiente relajado de máxima confianza, confianza que también se deriva del hecho de que respeta plenamente el código ético y el secreto profesional. Una buena relación con el psicólogo se basa en la confianza.
  3. Sencillez. Un buen psicólogo no se esconde detrás de términos técnicos y completos, sino que explica simplemente cuáles son las debilidades, las causas de los síntomas y cómo se abordan. Te brinda algunas herramientas útiles que también pueden servirte en el futuro, construyendo contigo un verdadero proyecto terapéutico, transparente y muy claro.
  4. Claridad. Es necesaria claridad al delinear cuál será el camino, cómo se logran las metas y cuáles son esas metas. El camino con el psicólogo no es superstición ni magia, sino un camino médico en todos los aspectos: el paciente debe comprender cuáles son los objetivos, cómo se logran, en cuánto tiempo, y debe hacerse protagonista y partícipe de la máxima transparencia de este camino. . Si su terapeuta lo guía a través de cada uno de estos pasos, entonces es un buen profesional en el que puede confiar y realmente puede ayudarlo.

Ahora entendemos que no es solo el título y el registro lo que hace que un psicólogo sea un buen terapeuta. ¡Así que solo tienes que encontrar un buen profesional en tu ciudad! Puedes hacerlo, por ejemplo, consultando la excelente página de psychologionline.net. En esta página puedes buscar todas las listas de psicólogos, ciudad por ciudad, empezando por la lista de psicólogos que trabajan en Milán hasta la de tu ciudad de referencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *