Salud y Bienestar

Las causas de la ciática: cómo reconocer y tratar la ciática

Estadísticamente, afecta hasta al 40% de la población occidental al menos una vez en la vida, pero ¿qué son? las causas de la ciática?

También conocido como ciática, isquialgia o dolor de la raíz lumbar, la ciática surge de la compresión e inflamación de un nervio espinal en la espalda baja. Por lo tanto, se origina en la raíz nerviosa que se encuentra donde los nervios se ramifican desde la columna vertebral.

Las raices del nervio ciático (también llamado isquiático) se encuentran en la región lumbosacra de la columna. Es el nervio más largo y voluminoso del cuerpo humano.

A nivel motor, inerva todos los isquiotibiales, el aductor mayor, los músculos de las piernas y los pies. La inflamación de este nervio provoca una dolor de espalda y piernas difícil de ignorar, intrusivo, limitante, a veces incapacitante.

La ciática no es una enfermedad real sino una síntoma. Las causas deben buscarse a nivel de la última vértebra de la columna lumbar y del primer sacro (en particular, L4-L5 es L5-S1).

¿Qué hace que el nervio ciático se comprima e inflame? Cómo intervenir para elegir el terapia más adecuado?

Todas las causas de la ciática

La inflamación del nervio ciático puede ser causado por:

  • Hernia o protrusión de disco (L4-L5-S1) debido a compresión (o lesión) de las raíces nerviosas en la región lumbar;
  • Artrosis vertebral lumbar que puede conducir a la formación de osteofitos (crecimientos óseos) en aquellos canales de la columna por donde pasan las raíces del nervio ciático provocando compresión;
  • Traumatismo directo en las piernas, microtraumas repetidos durante la actividad deportiva o laboral;
  • Posturas incorrectas;
  • Escoliosis;
  • Espondilolistesis con deslizamiento de una vértebra sobre la de abajo: la cuarta y quinta vértebras lumbares son las más afectadas por esta patología;
  • Aplastamiento de las vértebras;
  • Deshidratación del disco intervertebral;
  • Embarazo avanzado por aumento de peso, cambios posturales fisiológicos y la compresión que ejerce el útero sobre el nervio ciático;
  • Esclerosis múltiple, una enfermedad poco frecuente debida a la compresión y daño de los nervios ubicados en la parte terminal de la médula espinal;
  • Estenosis espinal lumbar (estrechamiento del canal espinal con compresión de los nervios que se originan en la médula espinal);
  • Lesión o infección espinal
  • Problemas de origen metabólico;
  • Enfermedades neurológicas (como esclerosis múltiple);
  • Disfunciones viscerales (que afectan al colon, vejiga, riñones, útero);
  • Tumores que crecen dentro de la columna al comprimir el nervio (poco común)
  • Síndrome de la cola de caballo y daño nervioso (evento raro).

Los factores de riesgo

Junto con las causas, es importante considerar cuáles son los factores de riesgo que predisponen a la ciática:

  • Vejez;
  • Obesidad o sobrepeso;
  • Vida sedentaria;
  • Permanencia en ambientes muy húmedos;
  • Humo que afecta negativamente la circulación y la microcirculación en detrimento del bienestar de la columna;
  • Los déficits posturales deben corregirse absolutamente;
  • Esfuerzo excesivo y repentino (por ejemplo, levantar un peso de forma incorrecta o practicar un deporte sin haber calentado correctamente).

Inflamación del nervio ciático, a menudo causada por compresión debido a enfermedad del disco, es reconocido por dolor típico irradiando desde la parte baja de la espalda hasta la pierna. Se puede sentir en varios lugares: parte posterior del muslo o centro de la nalga, músculos peroneos o parte anterolateral de la tibia, dorso del pie.

Además del dolor, el sujeto que sufre de ciática presenta otros sintomas: Restricción de movimiento, dificultad para caminar y pararse, hormigueo, sensación de calor, ardor, hormigueo o descarga eléctrica, debilidad muscular, entumecimiento, calambres musculares, sensación de pierna flácida, falta de sensibilidad, reflejos alterados sistema motor y nervioso, bloqueo de la región lumbar con contractura muscular.

El dolor se siente al estar de pie, durante la flexión de la cadera o la hiperextensión lumbar y por la noche.

¿Síndrome de ciática o piriforme?

Durante la fase de diagnóstico diferencial (exploración física, radiografía, tomografía computarizada, resonancia magnética nuclear, electromiografía), además de identificar cualquier inflamación del nervio ciático, es importante investigar para excluir una patología que se manifiesta con un cuadro sintomático similar al de la ciática: el síndrome piriforme.

Es una perturbación generada por problemas miofasciales y posturales soportado por el músculo piriforme. Este pequeño músculo de forma triangular se encuentra por encima del nervio ciático en el área de las nalgas.

A diferencia de la ciática, el dolor causado por el síndrome piriforme no sigue el curso del nervio ciático, sino que se detiene detrás de la rodilla sin llegar al pie.

El síndrome es desatado por el compresión del nervio (no de su raíz, como en el caso de la ciática) como resultado de posturas incorrectas prolongadas, vida sedentaria, movimientos repetidos de rotación de cadera. Es una disfunción muscular (punto de ruptura) causada por la contractura del músculo piriforme.

La sintomatología dolorosa de la ciática cede con el movimiento, mientras que la asociada al síndrome piriforme aumenta con la actividad física.

Es fundamental realizar un diagnóstico preciso ya que el síndrome piriforme debe tratarse de forma diferente a la ciática.

Complicaciones

Entre las posibles causas de la ciática, una de las más raras es el síndrome de la cola de caballo. Es un sufrimiento severo del nervio ciático causado por una compresión significativa de la médula espinal en la parte inferior de la columna.

Se manifiesta por dolor lumbar intenso, incontinencia intestinal o vesical, debilidad y pérdida gradual de la sensibilidad en la zona genital, debilidad y pérdida de la sensibilidad en los miembros inferiores, disfunción sexual. Requiere atención inmediata, ya que puede provocar paraplejía: Se requerirá una cirugía mínimamente invasiva para descomprimir el nervio comprometido antes de que sufra un daño permanente.

La cirugía también se puede evaluar en caso de dolor crónico de ciática, falta de respuesta a la terapia conservadora, déficits neurológicos y sensoriales / motores graves.

De las causas de la ciática a la cura: terapia conservadora

Después de analizar las causas de la ciática, veamos cómo tratar y solucionar la ciática.

Para tratar adecuadamente la inflamación del nervio ciático, es necesario investigar las causas a través de una diagnostico medico completa y precisa, así como mediante un evaluación global y distrital realizado por el fisioterapeuta. Esta evaluación es para planificar una ruta terapéutica personalizada.

En la fase aguda (7/10 días), el médico prescribe uno terapia conservadora que, según el caso, aporta:

  • descanso absoluto;
  • aplicación de hielo;
  • tomando AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos), analgésicos, relajantes musculares, cortisonas, Nicetile (suplemento para el cuidado de los nervios);
  • uso de un corsé lumbar contenedor.

En la mayoría de los casos, la ciática se resuelve en 6 a 7 semanas, pero si solo se tratan los síntomas, el paciente puede recaer.

Allí Fisioterapia va más allá de los síntomas: investigar las causas del problema para solucionarlos. ¿Cómo ofrece la fisioterapia de vanguardia la solución al problema de la ciática?

Las causas de la ciática se resuelven con fisioterapia dirigida

Una vez superada la fase aguda, el médico aconsejará al paciente que se someta a tratamientos de fisioterapia.

Actualmente, el Fisioterapia de vanguardia ofrece tratamientos de fisioterapia instrumental de alta eficacia: ppara combatir el dolor y la inflamación, utilice Tecarterapia, Láser Yag de Alta Potencia y TENS.

Posteriormente, el fisioterapeuta procede con la mejor terapias fisicas (Masoterapia, terapia manual realizada por el osteópata, tratamiento miofascial de puntos gatillo).

Para completar el tratamiento de recuperación de la función muscular / articular columna lumbar y flexibilidad, hará que el paciente realice ejercicios terapéuticos dirigidos (excéntricas, estiramientos, movilización articular, relajación, fortalecimiento muscular, ejercicios propioceptivos, gimnasia postural).

los posturas incorrectas se encuentran entre las causas y factores de riesgo de la ciática. Someterse a Examen baropodométrico es necesario saber si padece o no deficiencias posturales responsables del dolor de la ciática. Si no corrige su postura, el problema puede repetirse con el tiempo.

Existe un camino exclusivo y único que, a nivel terapéutico y preventivo, es capaz de restaurar la postura correcta de toda la columna. Este camino se llama Reeducación Postural Global con Método Mezieres y consiste en el gradual estiramiento de la cadena muscular posterior. Resolver la rigidez muscular (que afecta la postura) significa deshacerse del dolor y los problemas posturales. Para que la columna funcione al máximo, todo lo que necesita es hacer que las estructuras musculares funcionen bien.

Si se trata de manera rápida y adecuada, la ciática puede curarse por completo en 30 días (consulte aquí para obtener más información https://www.ryakos.it/sciatica-sintomi-cura-terapia/)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *