Salud y Bienestar

Síndrome del dedo en gatillo: que es y como tratarlo

El síndrome del dedo en gatillo, en términos médicos conocido como tenosinovitis estenosante de los flexores de los dedos, es una inflamación de los tendones de esta zona que provoca dolor e inhibe los movimientos de la mano. Si agarrar objetos, escribir a mano o en una computadora, o hacer cualquier otro movimiento le causa malestar o dolor, lo más probable es que tenga este síndrome. Descubra cuáles son los síntomas, las posibles causas y cómo tratar el dedo en gatillo.

Dedo en gatillo: ¿que es?

La expresión dedo en gatillo indica inflamación de los tendones flexores de los dedos. Estos últimos están conectados a músculos intrínsecos (en la palma de la mano) y a los músculos extrínsecos (en el antebrazo) que permiten la extensión y flexión de los dedos. Los tendones están conectados a los huesos de la muñeca y la mano por una vaina fibrosa, la polea. Es una especie de canal dentro del cual los tendones fluyen libremente. Esto es posible gracias a la vaina sinovial que los protege y produce un líquido que evita la fricción durante el deslizamiento y facilita el movimiento de los tendones. Sin embargo, cuando hay inflamación este mecanismo se ve comprometido. los proceso inflamatorio puede afectar tanto a los tendones como a la vaina que los recubre. En el primer caso los tendones se hinchan formando nódulos que dificultan su movimiento, en el segundo caso es la vaina la que aumenta de grosor y dificulta el deslizamiento de los tendones. En ambas situaciones, los tendones se bloquean en la entrada del canal y para llevar el dedo doblado a una posición flexionada hace un clic, de ahí el nombre del síndrome.

Causas del dedo en gatillo

Las causas de la inflamación de los tendones flexores de los dedos hasta la fecha aún no se han definido con certeza. Sin embargo, algunos factores inciden en su ocurrencia, entre estos los principales son:

  • traumatismo en la mano: un accidente durante la práctica de deporte, una simple caída o el uso de instrumentos que provocan vibraciones a las que están sometidos los tendones, que pueden sufrir microtraumatismos y por tanto inflamarse
  • Actividades repetitivas: que requieren un esfuerzo continuo o se realizan en movimientos repetidos que tensionan los tendones y por tanto pueden provocar inflamación. Por tanto, el síndrome del dedo en gatillo es muy común entre los músicos y todos los trabajadores que utilizan tijeras, destornilladores o el ratón la mayor parte del tiempo. El uso excesivo de teléfonos inteligentes y tabletas, especialmente para aquellas personas que suelen escribir solo con el pulgar, es también una de las posibles causas. El dedo en gatillo puede afectar en última instancia a los pacientes más jóvenes, especialmente a los que se utilizan para “chuparse el dedo”.
  • género y edad: el dedo en gatillo casi nunca es congénito. Suele ocurrir después de los 40 años y afecta más a las mujeres. Esto parece explicarse por la menor producción de colágeno, la principal sustancia que forma los tendones. Cuando hay una menor concentración de colágeno, los tejidos se debilitan, pierden elasticidad y tono y son más propensos a estar sujetos a procesos inflamatorios.
  • patologías y enfermedades: diabetes, artritis reumatoide o rizoartrosis, gota

Síntomas del dedo en gatillo

Los principales síntomas del dedo en gatillo son:

  • sensación de calor y / o hormigueo e hinchazón de los dedos afectados
  • dolor en el dedo y / o dedos afectados que puede extenderse a la mano y la muñeca
  • rigidez articular y dificultad para moverse
  • Sensación de crujido y chasquido en las articulaciones durante los movimientos de la mano
  • bloqueo total del dedo o dedos afectados por la inflamación
  • presencia de nódulos subcutáneos
  • en casos severos, el paciente no puede extender los dedos inflamados que quedan doblados

¿Cómo se trata el dedo en gatillo?

Lo primero que debes hacer es, por supuesto contacte a su médico de cabecera que según el caso puede remitir a profesionales especializados. El consejo es siempre acudir a los profesionales del sector, quizás buscando el asesoramiento de su médico de cabecera, o buscando online consultando algún portal dedicado al mundo de la fisioterapia.

Sin embargo, para hacer frente a la emergencia, el descanso y el uso de un aparato ortopédico (para mantener el dedo o dedos afectados en extensión) son los primeros pasos a seguir para aliviar el dolor y contener la inflamación.

En general, existen 3 posibles alternativas para solucionar el problema:

  • Remedios naturales
  • Fisioterapia
  • terapia con medicamentos y cirugía

Remedios naturales

Cuando el estado de inflamación es leve, remedios naturales sencillos como:

  • bolsas de hielo en los dedos inflamados
  • la aplicación de cremas a base de árnica que tienen propiedades antiinflamatorias y analgésicas

Fisioterapia para dedo en gatillo

Los ciclos de fisioterapia suelen incluir técnicas de terapia manual integradas con tratamientos con medios físicos así como ejercicios específicos. Las técnicas de terapia manual más utilizadas son las movilizaciones de tracción, los masajes y el tratamiento de punto de ruptura que reducen la tensión y rigidez de los tendones. En cambio, se utilizan tratamientos con medios físicos para contener el proceso inflamatorio y reducir el dolor mediante la estimulación biológica de los tejidos afectados. Los más utilizados son:

  • magnetoterapia
  • crioterapia
  • terapia con láser
  • tecar terapia
  • hipertermia
  • terapia de ultrasonido

los ejercicios específicos finalmente, tienen como objetivo estirar los tejidos y fortalecer los músculos débiles identificados por el fisioterapeuta. Este último también indica al paciente las posiciones adecuadas a adoptar y la malos hábitos para evitar para mantener los resultados obtenidos en el tiempo y evitar recaídas.

Intervención quirúrgica

En los casos más graves se utiliza terapia farmacológica: infiltraciones antiinflamatorias, analgésicas y de cortisona. En los casos en que estos no sean suficientes, se requiere cirugía. La operación es sencilla: se realiza una incisión en la base del dedo inflamado que sirve para abrir la polea para que el tendón se libere y pueda deslizarse suavemente dentro de la vaina. La intervención tiene lugar en dia de hospital ed El paciente recupera la funcionalidad de la mano en muy poco tiempo. Se recomienda fisioterapia (ejercicios y tratamientos) para evitar la formación de adherencias conectivas y reducir los tiempos de curación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *